Paths of Excellence

Paths of Excellence

Vale do Ribeira – Brasil

Culturas Caiçara y Quilombola

El “Vale do Ribeira” abarca toda el área de confluencia del río Ribeira y del estuario de Iguape, un complejo lagunar de Iguape-Cananéia-Paranaguá que se encuentra entre las ciudades de São Paulo y Curitiba, dos de las capitales más prósperas de Brasil. Considerado como uno de los ecosistemas más ricos del planeta, la Mata Atlántica ocupa hoy sólo el 7% de su superficie original: 100.000 kilómetros cuadrados aproximadamente, un 23% de los cuales se encuentra en Vale do Ribeira.  En 1999, la UNESCO declaraba el valle Patrimonio Natural de la Humanidad.

Los quilombolas (grupo étnico de origen africano), y los caiçaras (grupo étnico de la costa sur de Brasil) han formado en esta zona una unidad de conservación que es actualmente uno de los principales corredores ecológicos del país. A pesar de esta riqueza socio ambiental el área, sin embargo, tiene el más bajo índice de desarrollo humano (IDH) del sureste de Brasil. Existe, por otra parte, una larga historia de conflictos socio-ambientales debida a modelos de desarrollo contradictorios; una falta de reconocimiento sobre el papel histórico de las comunidades tradicionales en la protección de la sociobiodiversidad; y falta de acuerdo sobre las perspectivas futuras de esas propias comunidades. La participación mutua en los límites territoriales entre la unidad de conservación y otras comunidades, ha permitido a los territorios quilombolas formar parte de un sistema que contribuye al mantenimiento de la Mata Atlántica del estado de São Paulo.

vale-do-ribeira

El origen de la comunidad quilombola del Vale do Ribeira se remonta a mediados del siglo XVII, época en que la actividad prominente en el río Ribeira de Iguape era la extracción de oro. A principios del siglo XIX el negocio del oro se vería reducido tras el descubrimiento de otros minerales en la región de Minas Gerais, provocando así que muchos de los propietarios de tierras y extractores de la región abandonaran aquellas áreas, algunas ya habitadas por antiguos esclavos, que se agruparon y consolidaron el nacimiento de comunidades de raza negra que se asentaron en las orillas del río Ribeira, lugar en el que hoy viven entre los municipios de Iporanga y Eldorado. Según datos oficiales de la ITESP (Instituto de Terras do Estado de São Paulo), hoy existen 54 comunidades quilombolas en ese Estado. Una región con tan inmensa sociodiversidad, genera una complejidad cultural muy amplia y todo un universo de bienes culturales que se expresan a través de bailes tradicionales, comidas, actividades campesinas y saberes ancestrales. La transformación de productos agrícolas como el maíz, la caña de azúcar y el arroz, que a su vez se traducen en comidas, condimentos y otros productos utilizados en la elaboración de platos típicos, son expresión viva de la gran cantidad de saberes de los que se beneficia la población.

Sin embargo, la seguridad alimentaria y la supervivencia de las prácticas agrícolas tradicionales se hallan en peligro a causa de múltiples factores, si bien, a pesar de las dificultades, familias quilombolas se han comprometido con la puesta en valor de los productos tradicionales, las variedades agrícolas  y las especies forestales, y por quinto año consecutivo, han organizado la muestra Intercambio de Semillas Tradicionales  y Plantas de los quilombos del Vale do Ribeira, una actividad que contribuye a la conservación y valorización de la cultura tradicional. Hoy en día los quilombolas organizan también circuitos turísticos a partir de los principios del turismo con base en la comunidad.

Productos del Vale do Ribeira – Brasil

El arroz couscous


“Majar el arroz en un mortero y tamizar. Una vez tamizado se remonta al mortero para ser majado de nuevo. La acción se repite hasta que todo el arroz haya pasado a través del tamiz. Se sazona con sal y se puede añadir coco y cacahuetes. En una cacerola, se hierve agua, se pone el arroz en una cuscusiera, cubierta con un paño de algodón para que el arroz no se derrame, y se encaja esta bien sobre la cacerola. El arroz estará listo muy rápidamente, unos diez minutos sobre el agua hirviendo. Algunos lo comen de inmediato, muy caliente, sazonado con un poco de margarina tan solo. Si se desea consumir frío es conveniente tostarlo antes en un horno” (Lalita Moraes Rodrigues Souza, 57 años, Quilombo do Abobral, 2011).

El arroz se maja, se pone en agua, se extrae hasta que se seque y se tamiza para formar una pasta. También se puede majar con yuca para conseguir una mejor textura. De haberlos, se pueden añadir unos cacahuetes. A continuación, se cocina en una cuscusiera ubicada sobre agua hirviendo” (Benedita Ursulina Conceição, 55 años, Quilombo de Bombas, 2010).

Los procedimientos para la preparación del couscous son muy similares en todos los quilombos, con pequeñas variaciones de ingredientes secundarios o condimentos. “Yo he trabajado en los campos de arroz. Una vez maduro, el arroz se corta, se mete en bolsas y se lleva a casa. Allí ha de secarse, se maja, se cocina y se les da a los polluelos. La cáscara, por otra parte, sirve de alimento para los cerdos. Yo hago galletas de biju e incluso couscous. He aprendido observando a otros, a mis abuelos, a mis abuelas, aquí, desde que tenía 10 años de edad. Es parte de nuestras tradiciones. Me encuentro bien, y si pudiera recogería todo del campo, pero ahora soy ya vieja” (Jardelina Pedrosa da Silva, 71 años, Quilombo Ivaporunduva, 2011).

couscous_de_arroz_vale-do-ribeira

Arroz couscous – Vale do Ribeira – Brasil

Después del tiempo del oro, que duraría hasta finales del siglo XVIII, el Vale do Ribeira devino en un importante centro de producción de arroz en la colonia. De 1800 a 1860 la producción de este cereal fue la principal actividad económica de la región, alcanzando su apogeo durante los años cuarenta y cincuenta del siglo XIX. En este período el arroz era, tras la caña de azúcar, el segundo producto, en cantidad y volumen, exportado desde el puerto de Iguape. El trabajo esclavo se utilizaba en el cultivo de arroz y de otros productos agrícolas que abastecían a los habitantes locales. En la cultura de los quilombos el cultivo y procesamiento del cereal se considera un bien cultural. Antes de la construcción de las carreteras durante los años setenta, el arroz y los frijoles producidos en los campos eran el alimento básico de todas las familias quilombolas.

Hace algunas décadas la producción era suficiente para el consumo local, y los excedentes se vendían en la ciudad. Sin embargo, la facilidad para comprar arroz foráneo en el mercado y los problemas de organización social en las zonas rurales, han contribuido a una reducción de la producción, influída a su vez por la disminución del tamaño de los campos y el menor número de familias dedicadas al cultivo. Aunque más limitada, la producción, procesamiento y depósito de este cereal sobrevive hoy en día en muchas de las comunidades del Vale de Ribeira.

DoDesign-s Design & Marketing
Log in »